Algunas curiosidades sobre la Vía Láctea


A tantos años de su descubrimiento, y con toda una legión de astrómonos que a diario la estudia intentando descubrir todos sus misterios, se podría decir que la galaxia donde habitamos, la Vía Láctea, no tiene ya ningún secreto para nosotros. Ah, pero estaríamos muy equivocados si realmente pensamos así.

Porque nuestra planeta, la Tierra, se encuentra orbitando alrededor de una estrella, el Sol, que se encuentra en el borde de uno de los brazos espirales de nuestra galaxia natal. Para que te hagas una idea, sería como intentar conocer una gran ciudad desde un mirador que se encuentra en su punto más alejado de la parte más alejada de ella: como supondrás, eso es muy difícil y costaría años de observaciones y observaciones, y aún así, nunca se terminaría de descubrir las fronteras de esa ciudad, pues cambiaría y evolucionaría con los años. Pues un tanto así ocurriría con nuestra galaxia, aumentado todo exponencialmente a un numero casi ilimitado de veces.

Claro, en los últimos siglos, los astrónomos han aprendido mucho sobre la estructura de nuestra galaxia de origen. En 1610, el telescopio de Galileo reveló innumerables estrellas en la brumosa banda de luz que se extiende por nuestro cielo. William Herschel, en la década de 1780, compiló un primer mapa crudo sobre la base del recuento de estrellas. A principios del siglo XX, el astrónomo holandés Jacobus Kapteyn utilizó placas fotográficas para mejorar el trabajo de Herschel, y concluyó, erróneamente, que vivimos cerca del centro de un disco de estrellas aplanado relativamente pequeño. Y después de la Segunda Guerra Mundial, los radiotelescopios confirmaron que nuestra galaxia, la Vía Láctea, es una enorme galaxia de disco espiral.

Sí, hemos avanzado mucho en el conocimiento de nuestra galaxia natal, pero todavía nos queda mucho por saber. Conocemos los principales planetas que la componen, cómo se comportan otros componentes como estrellas, asteroides y astros celestes, la distancia que puede haber entre dos puntos con bastante aproximación… pero aún nos quedan muchos misterios por descubrir. Y algunos de los principales en los que trabajan los astrónomos son estos:

  • ¿Cómo se formó la Vía Láctea?: Poco después del Big Bang, hace 13.700 millones de años, no había galaxias. Los muchos miles de millones de galaxias que salpican el Universo actual, incluida nuestra propia Vía Láctea, deben haberse formado más tarde, probablemente por aglomeración gravitacional o materia oscura primordial y gas. Pero los detalles de este proceso son poco conocidos. La Vía Láctea probablemente se formó y creció engullendo galaxias más pequeñas. El proceso aún continúa, como lo demuestra el descubrimiento, en 1994, de la galaxia enana de Sagitario, que está siendo destrozada por las fuerzas de marea o la Vía Láctea.
  • ¿Cuántas estrellas hay en la Vía Láctea?: Al estudiar los movimientos estelares, los astrónomos conocen la masa de la Vía Láctea dentro de la órbita de nuestro Sol: unos 200 mil millones de masas solares. Conocer la masa promedio de estrellas – 0.3 a 0.4 masas solares, basado en un inventario del vecindario solar inmediato – le dice que debe haber al menos 600 mil millones de estrellas en la Vía Láctea. Por supuesto, no estamos seguros de que el vecindario solar sea realmente un representante; además, no está claro qué parte de la masa de la Vía Láctea está en forma de materia oscura. Así, podríamos estar subestimando el número de estrellas de nuestra galaxia, sin contar las que son de nueva aparición.
  • ¿Dónde están las Supernovas?: El astrónomo danés Tycho Brahe tuvo suerte: en 1572,  visionó una brillante explosión de supernova en la constelación de Casiopea. Solo 32 años después, su alumno alemán Johannes Kepler observó un evento similar en Ofiuco. Desde entonces, la Vía Láctea no ha producido ni una sola supernova visible, aunque John Flamsteed pudo haber observado una muy débil en 1680; de hecho, solo hay ocho en los últimos 2.000 años. Sin embargo, los astrónomos creen que debería haber al menos tres por siglo. Con toda probabilidad, una supernova aparece en la Vía Láctea cada pocas décadas. Pero dado que ocurren en el delgado disco galáctico, su luz está muy oscurecida por el polvo interestelar.
  • ¿Cuántos brazos tiene la Vía Láctea?: Aunque algunos astrónomos ya especularon sobre nuestra estructura espiral de la Vía Láctea a mediados del siglo XIX, la confirmación final solo llegó en la década de 1950, cuando los nuevos radiotelescopios pudieron mapear la distribución de gas de hidrógeno neutro en nuestra galaxia. Se reconocieron cuatro brazos espirales principales: el brazo Perseo, el brazo Sagitario, el brazo Norma y el brazo Scutum-Centaurus, todos ellos nombrados por la constelación en la que se ven desde la Tierra. Nuestro propio Sol está ubicado en el espolón de Orión, un pequeño brazo adjunto entre Sagitario y Perseo. Sin embargo, los recuentos detallados de estrellas basados ​​en las observaciones del Telescopio Espacial Spitzer de la NASA han demostrado que podría haber solo dos brazos principales: Perseo y Scutum-Centaurus.
  • ¿Es La Tierra el único planeta planeta habitable de la Vía Lactea?: Hace apenas dieciséis años, nadie tenía ni idea, aunque el descubrimiento o los discos protoplanetarios que rodeaban a las estrellas recién nacidas sugirieron que los sistemas solares podrían ser bastante comunes. Mientras tanto, se han descubierto unos quinientos planetas extrasolares, y es solo cuestión de tiempo antes de que los astrónomos descubran al primer gemelo casi idéntico de la Tierra. Sin embargo, la mayoría de los sistemas planetarios que se encuentran alrededor de otras estrellas son muy, muy diferentes de los nuestros. Por supuesto, para ser realmente similar a la Tierra (y habitable para vivir como lo conocemos), un planeta rocoso debe orbitar a su estrella madre a la distancia adecuada para que exista agua líquida en su superficie. En la actualidad, estos planetas son muy difíciles de detectar, pero el satélite Kepler de la NASA podría tener éxito en unos pocos años.